Emilio Martínez Cardona

Marca: logotipo de carga ideológica que sustituye al escudo nacional, sin necesidad de cambiar lo dispuesto en la Constitución. Parte de la estratagema de insertar símbolos partidarios como nacionales, apuntando a la identificación totalitaria entre el Partido y el Estado.

Fregado económicamente: dícese del ex mandatario que recibe una renta pública mensual de 3.000 dólares y que registra (en blanco) bienes por más de 200.000 dólares, pero que ya no puede usar el avión presidencial para hacer eroturismo con sus admiradoras infanto-juveniles.

Coordinación: dentro de la lógica hegemonista, sólo es posible cuando los tres niveles del Estado están en manos del mismo partido. Herramienta de chantaje electoral, que incluye la amenaza, más o menos velada, de una distribución sesgada de las vacunas.

Amnistía: instrumento jurídico de uso parcializado, que sólo protege a los correligionarios participantes del fraude electoral, los tiroteos de Montero y el bloqueo de alimentos a las ciudades. Fuero partidista y violación del principio de igualdad ante la ley.

Control de precios: política intervencionista que, ya sea en materia alimentaria, farmacéutica o en cualquier otra, acaba generando escasez, baja productividad y mercado negro.

Plan anticrisis: entelequia fantasmal que se supone vaga por los pasillos de la Casa Grande del Pueblo desde hace meses, pero cuya existencia aún no ha podido ser fehacientemente comprobada.

Aguantar: magistral estrategia presidencial contra el Covid-19, que podría hacerlo merecedor de una postulación al Premio Nobel de Medicina, impulsada por el sindicato único de vendedores de wira-wira y afines.

Confidencialidad: transparencia revolucionaria de la diplomacia de los pueblos.

Cuba: centro continental de operaciones para “recuperar la democracia” en favor de tiranos derribados, según se desprende de las confesiones de Evo Morales. El modelo de partido único de la isla caribeña sería la ejemplar “democracia” a replicar.

Inhabilitación: nueva metodología de fraude electoral a priori, que elimina la competencia en vez de recurrir a complicadas manipulaciones en el conteo de votos.

Goticas milagrosas: muestra del superdesarrollo de la medicina socialista de Venezuela, capaces de vencer al coronavirus en un santiamén, sin necesidad de esa engorrosa investigación científica burguesa (Lysenko lee esto con envidia). Ingredientes principales: voluntarismo y demagogia.

GIEI: delegación burocrático-turística, paseada por los escenarios y actores de la narrativa oficial.

Elecciones autonómicas: confirmación de la “ruralización” del MAS y de su decreciente influencia en los grandes núcleos urbanos. La fortaleza de ese partido es inversamente proporcional a la densidad y pluralidad de las fuentes de información.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here