Pablo Añez Bertón

Estamos a pocos días de las elecciones (18 de Octubre), en Bolivia se vive y se siente una incertidumbre como pocas veces se ha visto, ya que según encuestas, el Movimiento Al Socialismo (MAS) se muestra como líder de dichas encuestas, y en la oposición hay una grieta, entre quienes van a votar por Comunidad Ciudadana (CC) y Creemos.

El panorama está muy complicado, ya que muchos están optando por el famoso “voto útil” (Votar por Comunidad Ciudadana). Hablando de la oposición por supuesto, aunque está de más decir lo contradictorio, ya que luego del fraude de las últimas elecciones del 20 de Octubre del 2019, el posterior paro nacional, y la inesperada renuncia de Evo Morales luego de 21 días, llegamos a sacar a un socilaista, para tener que votar por otro, que dicho sea de paso, en su plan de gobierno pretende traer al progresismo de manera más fuerte, instalando cosas como: Feminismo, Aborto, Ideología de Género, Ecologismo, etc.

Así que, habiendo mencionado lo anterior, ya se puede imaginar por donde va la cuestión, ya que hablamos de otro socialista, es decir, más de lo mismo, con el agregado de traer el progresismo antes mencionado.

Sin embargo ¿Por qué la oposición está dividida? Porque la mentalidad en su mayoría es “anti-masista”, esto no sería un problema si en consecuencia de eso, se tenga que votar por otro socialista, ya que ahí radica el problema, el pensar que el MAS es el enemigo (o al menos el único), porque es bien sabido, y la evidencia empírica me dará la razón (Venezuela,Cuba, y el Experimento actual en Argentina, entre otros), que el socialismo es la gran piedra de tropiezo para que el país progrese, entonces, habiendo dicho eso ¿Mesa realmente es una opción en la que se pueda confiar y esperar un verdadero progreso? Los dejo reflexionar al respecto.

Ahora bien ¿Por qué Carlos Mesa (aparte de ser un socialista) no sería alguien de fiar? Para responder esto, tenemos que ir años atrás, más concretamente a Octubre de 2003, donde se empiezan a ver ciertos indicios de vinculación del en ese entonces Vicepresidente de Bolivia, Carlos Mesa, con Evo Morales, donde éste último, pedía que se haga efectiva la: “sucesión constitucional” y por consiguiente, Carlos Mesa se convierta en el primer mandatario del País. Todo esto con el fin de derrocar al gobierno de Gonzalo Sánchez de         Lozada. No olvidarse de que Mesa fue quien en aquella época, fue quien dio amnistía a Morales.

Una vez consumada dicha sucesión, Carlos Mesa hizo efectivo el plan del Foro de Sao Paulo en el país. Hemos escuchado constantemente el eslogan que perdura hasta hoy en día “un gobierno de ciudadanos”, pero con algo más grande detrás, hablamos de un co-gobierno con el MAS (algunos miembros del MAS y del Movimiento Bolivia Libre, éste último es un Partido Boliviano del Foro de Sao Paulo) donde, por ejemplo, bloqueó las autonomías regionales (y de ahí la conocida y criticada negación de Mesa para darle autonomía a Santa Cruz, aparte de calificarnos como “provincianos”).

Desde ahí se iba viendo la clara alianza con el MAS, aunque también se puede mencionar algo más reciente, sin ir más lejos, el año 2014, como “Vocero de la causa marítima” pasó a formar parte de la planilla de funcionarios del entonces gobierno de Evo Morales, ya que gracias a eso, fue ganando más simpatía para su posterior y ya mencionada candidatura a la presidencia.

Llegando a éstos tiempos, más precisamente a las pasadas elecciones presidenciales, fue el único que sostuvo la posición de ir a segunda vuelta (a pesar del fraude del tamaño del sol por el MAS) y no contento con eso, luego de los 21 días de paro (donde no apareció ni habló una sola vez), sale con el cinismo y el descaro de adueñarse de la lucha que se hizo en la calle (haciendo referencia a los 21 días) autoproclamándose como la mejor opción para derrotar al Movimiento Al Socialismo, y siendo alabado por periodistas de ser un “intelectual” cuando no deja de responder de manera mediocre y desviar preguntas “incómodas”.

Hablamos de alguien que plantea bajar impuestos, pero no el gasto público, es decir, una contradicción andante, o querer recurrir al financiamiento externo para enfrentar el déficit fiscal. Como diría el economista, Hugo Balderrama: “Una total locura que equivale a hipotecar tu casa para pagar tu tarjeta de crédito”.

Aún después de mencionar todo esto (y eso que hay todavía más evidencia de vinculación con el MAS y el Foro de Sao Paulo), hay una gran cantidad de personas que harán efectivo el “voto útil”, creyendo que el MAS es el gran problema, cuando no ven todo el panorama, -y gracias al adoctrinamiento y el consiguiente resentimiento con el Oriente Boliviano- prefieren vender sus principios a un abortista, izquierdista y progresista (sin contar la clara vinculación con el MAS), que votar a un Candidato cruceño como lo es Luis Fernando Camacho del Partido, Creemos.

Estamos a un paso de volver al Socialismo del que hemos querido salir, todo gracias a la ignorancia de mucha gente “anti-masista”, pero no “anti-socialista”, en definitiva, estamos entre la espada y la pared.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here