Carlos Pablo Klinsky*

Casi todos los sondeos indican que el Movimiento Al Socialismo estaría a poca distancia de lograr una victoria en primera vuelta, con lo cual el partido cocalero se aseguraría la subida de Luis Arce a la presidencia y el retorno de Evo Morales al poder.

Se anticipa la posibilidad de un resultado estrecho, donde incluso cuando al masismo le faltasen uno o dos puntos porcentuales para el triunfo, puede declararse vencedor e iniciar una ola de enfrentamientos y desestabilización.

Por eso es crucial que el próximo domingo defendamos voto a voto la voluntad democrática de no recaer en el autoritarismo y para esto debe implementarse un fuerte mecanismo de control electoral.

Urge la convocatoria a los partidos políticos con estructura territorial y experiencia en el control electoral, bajo pena que, de no hacerlo, se pierda en el conteo un margen de oro para la consolidación del proceso republicano.

Corresponde al candidato mejor posicionado esa convocatoria, que puede hacer la diferencia. Que Mesa no pierda en la mesa.

Tendrá que hacer a un lado sus prejuicios contra los partidos y reconocer que son pilares fundamentales en toda democracia liberal, como espacio de mediación entre el Estado y la ciudadanía.

La cuenta regresiva hacia el Día D está corriendo y queda poco tiempo para organizar la defensa del voto. El candidato mejor posicionado deberá recordar que existen dos clases de políticos: los rápidos y los derrotados.

*Senador por el Movimiento Demócrata Social

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here