Emilio Martínez Cardona

A pesar del barbijo, pude reconocerlo por la nariz protuberante y los gruesos lentes de aumento, caminando por las calles del Casco Viejo cruceño. Lo asalté con mi celular a modo de grabadora, con la correspondiente distancia social, y no tuvo más remedio que concederme la entrevista. Groucho Marx se quitó el barbijo, dejando ver su bigote postizo y encendió el puro infaltable.

¿Cómo explica que los populistas sean reelegidos varias veces?

– El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla, está hecho.

¿Ya ha llegado a comprender el verdadero trasfondo del socialismo del siglo XXI?

– Claro que lo entiendo. Incluso un niño de cinco años podría entenderlo. ¡Que me traigan un niño de cinco años!

¿Qué opina de la política de izquierda?

– Es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados.

Me dicen que estuvo en un congreso del MAS. ¿Qué les dijo?

– Disculpen si les llamo caballeros, pero es que no los conozco muy bien.

¿Y del ex ministro Carlos Romero, qué me dice?

– Nunca olvido una cara. Pero en su caso, estaré encantado de hacer una excepción.

¿Qué cree que le dijo Evo Morales a la joven N.M. al conocerla?

– No piense mal de mí, señorita, mi interés en usted es puramente sexual.

En el plano internacional, ¿qué opina sobre Nicolás Maduro?

– Él puede parecer un idiota y actuar como un idiota. Pero no se deje engañar. Es realmente un idiota.

¿Cómo definiría la línea ideológica de López Obrador?

– Damas y caballeros, estos son mis principios. Si no les gustan tengo otros.

Dicen que usted conoce los últimos consejos dados por Hugo Chávez a su hija…

– Hija mía, la felicidad está hecha de pequeñas cosas: un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna.

¿Qué puede decirme del último libro de Carlos Mesa?

– Desde el momento en que tomé su libro me caí al suelo rodando de risa. Algún día espero leerlo.

En estos tiempos de pandemia, ¿cree que la televisión pueda desempeñar una función educativa?

– Yo encuentro la televisión bastante educativa. Cuando alguien la enciende en casa, me marcho a otra habitación y leo un buen libro.

¿Algo más que agregar?

– He pasado una tarde estupenda. Pero no ha sido esta…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here