El senador Oscar Ortiz lamentó el fallecimiento de Limbert Guzmán y expresó su solidaridad con su familia: “Un jóven de 20 años de Cochabamba que fallece en un enfrentamiento que nunca se debió haber producido. Esta política del gobierno de utilizar a sus militantes, a sus sindicalistas, a sus dirigentes para enfrentar a bolivianos que están protestando pacíficamente, es propia de los gobiernos dictatoriales, está totalmente en contra de lo que es un gobierno democrático que nunca puede enfrentar civiles contra civiles”.

El legislador también criticó las declaraciones del ministro Zabaleta. “Raya en una línea muy delgada entre la advertencia y la amenaza, muestra un gobierno desesperado por aferrarse al poder a como de lugar”, afirmó.

Reiteró que la salida a la situación del país debe ser nuevas elecciones con un nuevo TSE “dándole al pueblo boliviano ese derecho para que mediante su voto defina su futuro”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here