Oscar Urenda

Se respira un ambiente enrarecido y no es por el humo, con posiciones encontradas, con ataques por redes sociales y por declaraciones públicas, que vaticinan un futuro próximo incierto, que a los únicos que benefician y están de beneplácito es a los centralistas, a los fundamentalistas de derecha e izquierda, y la gente de a pie, el ciudadano común, está perplejo viendo cómo intentamos destruirnos, descalificarnos, desprestigiándonos.

Estoy de acuerdo que en la tarima del Cabildo no hayan políticos, pero ningún político, ni los que fueron parlamentarios, ministros, candidatos o futuros candidatos, para que ese evento sea puramente cívico, que la dirigencia tenga control de los oradores para que oportunistas y radicales no sigan el plan de dividirnos y, más bien, que sea la oportunidad de unirnos todos.

Así podremos, entre todos, plantear nuestras demandas a los que definitivamente tienen que responder por los atropellos a la constitución, por incumplir con las leyes, por el abuso de tener controlada a la justicia y el manejo electoral, con los que se quedan con nuestros recursos y no dan el pacto fiscal y a los que quieren tomar Santa Cruz, ante el temor de su poder económico y político.

¡Pensemos en Santa Cruz!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here