Diego Tellez Romero

Somos muchos los que nos quedamos fríos con los resultados de las elecciones primarias en Argentina. ¿Acaso los alcanzó el alemán que hace olvidar todo? Ese 47% alcanzado por los populistas de Kirchner así lo demuestra. ¡Qué desmemoria la de nuestros vecinos, votando por quienes engendraron la crisis económica y se enriquecieron de forma sistemática a costa de la cosa pública!

El tema me llevó a pensar en nuestra realidad como departamento, donde aún son demasiados los que olvidan los atropellos sufridos por ser cruceños, tanto a manos de Evo Morales como de Carlos Mesa.

El primero no sólo hizo cercar Santa Cruz de la Sierra, sino que también nos quiso poner el estigma de flojos a los mayores productores de alimentos y a los principales contribuyentes del país. Además, nos prohibió exportar libremente el fruto de nuestro agro, condenándonos al estancamiento sectorial. Recién ahora, cuando los hidrocarburos se agotan y en plena campaña, afloja un poco el cepo, que por supuesto puede volver a instalar en cualquier momento.

Por el lado de Mesa, ¿cómo olvidar lo que costó arrancarle la elección de prefectos o su negativa a promulgar la ley del IDH? Esto porque distribuía parte de la renta del gas a las regiones. ¿También cómo olvidar su posición contraria a que un cruceño asuma la presidencia o los insultos de sus principales colaboradores, hoy jefes de campaña, Ricardo Paz Ballivián y Saúl Lara, llamando separatistas a los cruceños? ¿O los del propio Mesa, acusándonos de tener un “chip provinciano”?

Hay quien podrá decir que estos son temas del pasado, como seguramente harán los kirchneristas en Argentina, tratando que la desmemoria los ayude a volver a engañar a su pueblo. Los seres humanos recordamos por una función muy especial: “para aprender de nuestros errores y no volver a repetirlos”. Es un tema de supervivencia y sobre todo de evolución.

Constitucionalmente no es posible que Evo Morales esté participando de las elecciones y menos disputando el primer lugar en nuestro departamento. Mesa, por su parte, cayó al tercer lugar según todas las encuestas, pero todavía hay muchos entercados con aquello del voto útil para poder hacer frente a una ilegalidad.

Cuidemos nuestra plaza y votemos con memoria, por el futuro de nuestros hijos y la dignidad que nos enseñaron quienes, antes de nosotros, lucharon por el desarrollo de Santa Cruz y del país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here