Alejandro Melgar*

Desde que Evo Morales asumiera el poder, el franco deterioro del ejercicio de los derechos ciudadanos ha convertido al boliviano en un prisionero del sistema impuesto.

Bolivia vive hoy una democracia difusa, se vota pero no se elige; se acude a referéndums cuyos resultados no se respetan. Sus autoridades se prologan arbitrariamente en el ejercicio del poder.

La violencia ha tomado las calles y cada vez nuestros conculcados derechos valen menos en nuestra Patria. Somos números en un padrón electoral y no ciudadanos con derechos plenos.

Basta de imposiciones, de abusos, de prorroguismo ilegal!! Hagamos respetar los resultados del 21F, es hora que se transite a mejores días, de paz, de unidad, de concordia.

*Abogado. Perseguido político.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here