A través de su cuenta de Twiter, la periodista Sebastiana Barráez hizo este viernes una denuncia muy grave: “Habrá una reunión entre hoy 24 y mañana 25 de mayo, con dirigentes del PSUV y el ELN. Esperan la asistencia de la ministra Iris Valera, del general Manuel Gregorio Bernal Martínez jefe de la REDI, también colectivos y que se acerque un comandante de la guerrilla colombiana”.

Barráez añadió que “Militares del Táchira aseguran que les han dicho que el Ejército de Liberación Nacional (ELN) es el primer escudo de la revolución bolivariana”.

Paralelamente, Maduro aprobó este jueves más de 50 millones de euros para la compra de uniformes militares y armas, entre ellas la subametralladora “Caribe”. “Yo veo la subametralladora en la mano de la Milicia en el barrio, en la calle” –dijo Maduro–; “deben saber que en Venezuela estamos viviendo un proceso de liberación y nos estamos liberando del yugo del Imperialismo”, especificó durante la Feria de Innovación, Ciencia y Tecnología de la FAN.

Que no quepa la menor duda: mientras algunos opositores y boliburgueses promueven un diálogo con el Régimen, Maduro, siguiendo instrucciones de Cuba, aprovecha el tiempo que tarden las negociaciones con el fin de prepararse para una guerra de exterminio. Evidentemente, el primer paso de esta guerra será disolver la Asamblea Nacional y encarcelar a Guaidó.

Por eso es tan importante que Guaidó adopte como su estrategia principal lo que él mismo planteó este jueves al periodista Sergio Novelli, respecto a que “si no se produce el cese de la usurpación, nosotros debemos optar por la cooperación y el uso de la fuerza”.

La sociedad civil debe presionar a la Asamblea Nacional para que abandone todo proyecto de negociación con el Régimen, convoque a una sesión de emergencia y apruebe cuanto antes el artículo 187#11 de la Constitución. Simultáneamente, se debe alertar a la comunidad internacional sobre los verdaderos planes de Maduro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here