Humberto Vacaflor

Cuando veían alguna irregularidad que debía ser denunciada, los ingleses solían decir desde 1785: “Voy a escribir una carta al Times”. A veces con solo esa amenaza se resolvían los problemas.

Tanta agua ha pasado por el ya entubado y enterrado río Fleet, origen del nombre de la calle donde se instalaron los diarios londinenses que ahora escribir a un periódico no tiene importancia, ni en Londres ni en ninguna parte del mundo.

Ahora, como lo demostró el joven paraguayo Rogelio Ortúzar, basta un teléfono móvil, Youtube, y listo el pollo. Denunció con un video que un surtidor de Oruro no le quiso vender gasolina para su moto, una Harley Davidson. Mostró una vagoneta chilena a la que tampoco querían venderle gasolina y, de paso, dijo que no se puede tratar así al turista que se arriesga (o se atreve) a venir a Bolivia.

Desde la guerra del Chaco que alguien de Paraguay no provocaba tanta inquietud en el sector de hidrocarburos de Bolivia. La denuncia la hizo muy arriba en los andes, ya en el altiplano. Y pensar que los paraguayos decían que no cruzarían jamás el Parapetí, a pesar de lo simpáticos que son los camireños.

Tal fue el impacto del video que YPFB decidió clausurar ese surtidor, aunque de esa manera destapó la olla podrida del manejo de la empresa. La asociación de surtidores reveló que si no se vende gasolina a los motorizados de turistas extranjeros es por orden de YPFB.

Una orden inspirada, seguramente, si es que algo se hiciera a partir de criterios inteligentes en este gobierno, con la dramática situación de la gasolina en el país. Las importaciones de gasolina y diésel este año tendrán un costo superior a los ingresos que reciba el país de la exportación de gas natural.

Y luego vino la decisión del Gobierno de aceptar el pedido de los ingenios azucareros de que se deje de lado el intento de dar un gasolinazo mezclando la gasolina con el alcohol, y que mantengan el actual precio, añadiendo el 8% de etanol a toda la gasolina especial, la que cuesta Bs 3,74. Además, que dar gasolinazo en plena campaña electoral era confiar la campaña solamente en el descaro del presidente y en el juego sucio de sus colaboradores, que compiten entre ellos por ser los más inescrupulosos.

Además de seguir presionando a los medios, como lo ha denunciado el periodista Juan Carlos Guzmán, quien reveló que las preguntas de todas las entrevistas de Tv en el país son dictadas por el gobierno. Y que hay listas negras en todos los medios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here