Edgar Rivero

El crecimiento urbano y demográfico de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra en las últimas décadas, debido al éxodo de gente andina y de migrantes extranjeros, determina que se transforme en urbe cosmopolita, dando lugar a que nuestra historia y costumbres orientales, música y tradición, que forman parte del legado histórico cultural heredado de la conquista española, sean poco o nada conocidos en los establecimientos educativos del nivel secundario.

Esta realidad se palpa cuando jóvenes bachilleres que ingresan a la universidad pública, en su mayoría, ignoran el rico acervo musical del oriente como: taquiraris, chobenas y carnavales, que debieran resguardarse en un conservatorio de música; en cambio, toman más interés en la historia y cultura andina y se organizan en grupos para difundir su folclore de danzas y bailes como: saya, caporales y morenadas u otros que trastocan nuestras costumbres.

Con el propósito de preservar y defender el legado histórico cultural que nos dejó Ñuflo de Chaves y quienes lo sucedieron, en la época colonial y la república, se hace necesario que la pública y emblemática universidad Autónoma Gabriel Rene Moreno, cuna del pensamiento cruceño, acoja la brillante, visionaria y atinada propuesta de Sociedad de Estudios Históricos y Geográficos de Santa Cruz, presidida por el ingeniero Germán Carrasco Ardaya y Nino Gandarilla Guardia, en el afán de que se inserte la Carrera de historia y costumbres del Oriente incluida Antropología en el plan curricular de enseñanza Superior. Así se podrá conocer ¡quiénes somos y de dónde venimos¡, a fin de sentirnos orgullosos de nuestra raza guaraní, chiquitana y chané, etc.

El Gobierno debe apoyar la cultura puesto que la educación constituye la función suprema y primera responsabilidad financiera del Estado, que tiene la obligación indeclinable de sostenerla, garantizarla y gestionarla, donde la interculturalidad es el instrumento para la cohesión y la convivencia armónica y equilibrada de todos los pueblos y naciones (art 77 y 98 CPE), obviando el falso etnocentrismo que divide.

Hecho discriminatorio fue que en la Antología de Documentos Fundamentales de la Historia de Bolivia, auspiciada por el Centro de Investigaciones Sociales (CIS) del autor Roberto Arze, se excluyan textos regionales de autores cruceños con connotación internacional como: Catalogo de Moxos y Chiquitos de Gabriel René Moreno, Historia del Oriente Boliviano Siglo XV1 y XV11 Lic. Alcides Pareja Moreno, Los Gorriones del Barrio Dr. Pedro Rivero Mercado, traducida al idioma francés y presentada en París y España, Entre Siglo y Siglo Santa Cruz del erudito observador de la realidad boliviana, latinoamericana y mundial Dr. Agustín Saavedra Weise, cuyas obras merecen estar como fuente de consulta por su alto contenido de valor histórico.

La historia, según Hingwood, no es la expresión de sucesivos acontecimientos humanos, sino el estudio de aquellos acontecimientos que son la expresión externa del pensamiento. En ese sentido, los doctores Saúl Rosas y Oswaldo Ulloa, rector y vicerrector de la universidad moreniana e hijos del terruño, con ese altruismo y visión innovadora han de valorar e incluir como cátedra la historia cruceña, hecho que será significativo en la formación de recursos humanos.

El Deber

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here