¿La investigación del desfalco a la cooperativa telefónica cruceña se está manejando con independencia o existen presiones para desviarla lejos del principal responsable?

A juzgar por las medidas cautelares puestas contra los denunciantes del robo, parecería estarse dando lo segundo: una judicialización de inocentes que sería funcional a algún otro actor que busca permanecer en las sombras.

Alí Babá y sus tele-ladrones

Para buenos entendedores, el asunto puede contarse a manera de fábula, recordando aquella historia de Las mil y una noches sobre Alí Babá, los 40 ladrones y la cueva del tesoro.

En este caso, Alí Babá sería un gran comerciante, los ladrones sólo 7 y la cueva del tesoro una empresa intermediaria desde donde se operó el latrocinio, con unos vouchers que hacían las veces del legendario “іÁbrete, Sésamo!”.

Para la captura del botín, nuestro Alí Babá reclutó a sus tele-ladrones entre los funcionarios del palacio que buscaba asaltar. Y ahora, tras conocerse la jugada, desliza monedas de plata en los bolsillos de los cadíes encargados de la justicia, para que la persecución se concentre en otros funcionarios del palacio, precisamente los que descubrieron el robo.

Cualquier coincidencia con la realidad, por supuesto, es pura deducción del lector. Lo cierto es que esta historia continuará.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here