“Asumo a plenitud la parte que me toca”. Es la única frase remarcable de un extenso e inefectivo texto difundido por Carlos Mesa para tratar de justificar la fallida estrategia asumida por el equipo oficial –que él integró- ante la Corte Internacional de Justicia.

El ex presidente repasa los alegatos planteados en La Haya, olvidando que “los argumentos no convencen a nadie” (Emerson) y que la validez de una teoría está dada por sus frutos prácticos, que en este caso son absolutamente negativos.

Quien quiera leer el farragoso texto puede hacerlo aquí. Lo único que queda claro en el escrito es que Mesa asume ser corresponsable de una derrota histórica. Un estadista actuaría en consecuencia, dejando de aspirar a la primera magistratura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here